Importancia de la recuperación del sector inmobiliario

Ante la crisis económica provocada por el cierre de la industria al inicio de la epidemia de Covid-19, los representantes de la industria inmobiliaria creen que el sector podrá retomar sus niveles de producción en 2022 o 2023.

A pesar de ello, la industria inmobiliaria es optimista y cree que lo perdido en 2020 se recuperará en el año siguiente. La progresiva apertura de centros de trabajo y el aumento de la actividad industrial permitieron que la industria inmobiliaria se reactivará en el segundo semestre de este año, pero las ventas no alcanzaron los niveles observados en 2018.

A pesar de ello, el negocio se está reactivando y ya se ven signos de movimiento en la venta de viviendas, lo que es crucial. Desde hospitales hasta casas, siendo esta última una de las más afectadas, así como oficinas, centros comerciales y hoteles.

Las segundas viviendas han fortalecido el sector inmobiliario durante la pandemia, particularmente en lugares como Vallarta, Los Cabos y la Riviera Maya.

Debido a su proximidad con Estados Unidos y otros países incluidos en el nuevo tratado de libre comercio, México está experimentando un crecimiento en los parques industriales, así como en la vivienda y el comercio.

Durante la emergencia sanitaria, la gente buscaba una segunda vivienda en Ciudad de México, y el mercado inmobiliario es optimista en cuanto a que las ventas repuntaron una vez que las medidas higiénicas permitan a la gente volver al trabajo y a las instalaciones de ocio.

La vuelta al trabajo se está convirtiendo en una necesidad; la gente busca volver al trabajo porque no siempre es posible trabajar a tiempo completo o porque trabajar desde casa no permite trabajar de forma eficiente.  Los sectores público y privado deben trabajar juntos para impulsar la economía en los diferentes negocios que se han visto afectados por la pandemia de Covid-19, incluido el sector inmobiliario. Para la reactivación económica, ni el sector gubernamental ni el privado pueden hacerlo solos; hay que desarrollar un ambiente de colaboración mientras se reabren las oficinas y se reabren los hoteles. Esto proporcionará el último empujón que necesita nuestro sector inmobiliario para reanudar su crecimiento.